Cómo hacer aceite de marihuana

¡Bienvenido amigo cannabico!

El placer de tenerte por aquí es todo nuestro. Si necesitas aprender cómo hacer aceite de marihuana, ¡este es el lugar correcto!

Estamos seguros que un día muchas personas necesitarán de esta receta, porque el cannabis tiene múltiples beneficios medicinales. Puede ayudar a las personas que sufren de dolores muy fuertes, para las inflamaciones, migrañas, fibromialgia y enfermedad de Crohn.

Por otro lado, ¿sabías que diferentes estudios han demostrado que tiene efectos anticancerígenos? Así como acabas de leer, las bondades de la marihuana continúan extendiéndose cada día. ¿Necesitas otro beneficio? Es capaz de abrir el apetito de los pacientes con cáncer, reduce el dolor y los vómitos.

Dicho esto, en este pequeño tutorial te enseñaremos a cómo hacer aceite de marihuana, pero antes mencionaremos sus bondades.

Bondades del aceite de marihuana

El aceite es una de los métodos más seguros de usar el cannabis. ¡Y puedes hacerlo tú mismo!

¿Cómo logra su efecto? Gracias a los cannabinoides, los cuales son las propiedades químicas que están dentro de la planta, estos son el THC -tetrahidrocannabinol- es el psicoactivo de la marihuana, es responsable de la analgesia y de los cambios de percepción que algunos buscan.

El otro cannabinoides es el CDB y se encarga de equilibrar los síntomas y favorece la relajación.

Algunas enfermedades requieren más del uno que del otro, en el caso del cáncer el THC actúa mejor, mientras que con la epilepsia el CBD es mucho mejor. En cada dosis se recomienda que sean proporciones equilibradas.

Cómo hacer aceite de cannabis en pocos pasos

Ingredientes

  • Cogollos de marihuana
  • Aceite de oliva extravirgen
  1. Para esta receta elige los mejores cogollos que encuentres. Paso siguiente los debes triturar, puedes apoyarte con un grinder para que la tarea no sea tan engorrosa, luego llena con ellos un tarro de cristal.
  2. Añade el aceite de oliva extravirgen, debe ser una cantidad que sea capaz de cubrir los cogollos.
  3. Empieza a calentarlos a una temperatura de 100 °C, durante dos horas. También está la opción de hacerlo a baño maría. Esa decisión la dejamos en tus manos.
  4. Después de las dos horas, es momento de dejarlo –por tres días- en un lugar oscuro. Eso sí debes removerlo varias veces.
  5. Luego de que los días hayan pasado, es el momento justo para colarlo. Colocalo en un bote o recipiente estéril y guárdalo en un lugar que no reciba luz.
  6. ¡Listo! Ya lo podrás usar cuando desees.

¿Cómo tomar el aceite de marihuana?

La dosis de aceite de marihuana depende de la concentración de activos de la planta, además de la fisiología del paciente, el trastorno a tratar y, por supuesto, el método de elaboración. El método correcto de ingerir el aceite es colocando las gotas debajo de la lengua, esperando que se disuelvan.

Si iniciarás con el tratamiento, te recomendamos que comiences con dos gotas, tres veces al día y, progresivamente, aumentes la dosis. Lo importante es evitar que te provoque efectos desagradables.

Está demostrado que por vía oral el aceite de marihuana es mucho más eficaz. Cuando lo ingieres de esta manera, es absorbido por el intestino, acto siguiente el hígado procesa y los cannabinoides viajan por medio del torrente sanguíneo hasta llegar al cerebro.

Existe otro uso poco común, se trata de vía tópica. De acuerdo con especialistas, el aceite marihuana alivia dolores musculares o lesiones deportivas, suele ser usado al momento de dar masajes.

Para finalizar tenemos que decir que, el aceite de cannabis es un potente extracto de la naturaleza. Gracias a sus numerosas bondades se pueden tratar dolores intensos.

Con esto terminamos por hoy, ¡gracias por leernos! No te guardes esta receta para ti, ¡compártela!