Cómo plantar una planta de marihuana

¿De vuelta? ¡Bienvenido amigo cannabico!

La marihuana es una planta que está revolucionando al mundo y sí, ¡eso nos encanta! Nos emociona el hecho que las personas entiendan la importancia de la planta y sus beneficios medicinales que posee.

Bueno, sin seguir con tantos rodeos, en esta ocasión te enseñaremos –en pocos pasos– a plantar una planta de marihuana.

¿Sientes pasión y afinidad con el cannabis? Si es así, ya estás preparado para leer este artículo.

Cómo plantar marihuana paso a paso

Paso 1: Escoge las semillas de cannabis

Cada una tiene características distintas al igual que efectos, por lo tanto, te recomendamos que hagas una investigación exhaustiva sobre el tipo de semilla que buscas. A partir de allí sabrás más sobre cómo plantar marihuana.

Después evalúa las circunstancias para cultivar. ¿Decidiste plantar en un armario? ¿Tienes un jardín para cultivar? Después de responder todas esas preguntas y saber tus opciones, ¡es momento de pasar al segundo paso!

Paso 2: Factores importantes del cannabis

Un paso, realmente, importante al momento de cosechar cannabis son los factores que influyen directamente en el cultivo.

    • Luz: Para garantizar una vegetación saludable, el cannabis necesita más de 12 horas de luz al día. ¿Qué significa? En palabras simples para que las plantas germinen en exterior deben esperar, por lo menos, 12 horas de exposición a la luz. En un día debe recibir luz directa por 8 horas.
    • Medio de cultivo: Algunos cultivadores orgánicos se limitan a usar determinados tipos de sustrato, sin embargo, este no es el único medio de cultivo que existe, también destacan otros medios neutros, que dependen de aporte de fertilizantes, como la fibra de coco, vermiculita, lana de roca y perlita.

 

  • Aire: Cualquier variedad de marihuana necesita un intercambio de gases apropiado, ¿por qué? Porque es la única manera de que crezcan sanas y fuertes. En exterior esto no es un inconveniente, puesto que las plantas reciben brisa y corriente. Cuando se trata de los cultivos en interior, lo ideal es que tenga una entrada de aire fresco, una salida y un ventilador para generar movimiento. Recuerda que los entornos muy cargados facilitan la aparición de plagas, mohos y un crecimiento débil.

 

    • Temperatura: Aunque el cannabis es una planta muy robusta que puede soportar bien el frío y el calor, a veces, puede sufrir de estrés y sus valores extremos no funcionan bien; en este caso la marihuana puede parar su crecimiento o morirse. En interior el cambio de temperatura es más fácil de controlar, gracias a los ventiladores, sistemas de aire acondicionado, alfombrillas y calefacción. En conclusión, en exterior necesitas conocer el clima de tu región y ser acertado con la época de siembra.
    • Fertilizantes: ¿Todos los seres vivimos necesitamos energía para vivir, no? Y el cannabis también y aquí entra en juego los fertilizantes. Una buena opción es mezclar el sustrato con algún mineral, vitaminas u organismos vivos, este factor puede aportar suficiente combustible a las plantas.

 

  • Humedad: En los cultivos en exterior, realmente no se tiene ningún control sobre la humedad, puesto que estás expuesto a la merced del clima. Existe una ventaja es que las variaciones en la humedad, sumado a las funciones vitales propias de la humedad fortalecen el crecimiento de la planta. En cambio, en interior sí se debe ser más cuidado con humedad, desde la siembra hasta la cosecha. La humedad controlada, ayudará a inspeccionar las plagas.

 

Paso 3: Luces en el cultivo de marihuana en interior

Gracias a la legalización de la marihuana en muchos países, han surgido distintas alternativas para que tus cultivos gocen de la luz necesaria.

  • Armarios de cultivo: Estos armarios vienen listos para usar. Están diseñados por profesionales y especialistas del cannabis. Lo único que juega en contra de esta opción es que suelen comprar focos, ventiladores, espacios separados, esquejes y vegetación, filtros de carbón, todo esto será necesario para que montes tu espacio de cultivo. Aprende cómo plantar marihuana aquí. 
  • Iluminación que se ajusta a tu presupuesto: Hay una gran variedad de lámparas que se ajustan a cualquier presupuesto. Están las Lámparas Fluorescentes Compactas (CFL) o los pequeños paneles LED, estos serán de gran ayuda para tu armario. +

 

Paso 4: Germinación

Para que tus semillas germinen debes cumplir tres reglas básicas: Agua, temperatura correcta y buena ubicación.

Por otro lado, debes saber que cultivar cannabis es un proceso orgánico, el cual no tiene una regla predeterminada. Como dicen los expertos es un arte, un arte que debe aprender a dominar.

  • Directamente en el medio: En este caso colocas las semillas directamente en el medio de cultivo, esta es la opción idónea para aquellos que no desean trasplantar.
  • Papel absorbente: Las semillas se colocan en un papel absorbente húmedo en un plato, debe estar ubicado en un lugar cálido y, al mismo tiempo, oscuro.
  • Agua: Nada más colocas las semillas en agua, pendiente debe estar enriquecida con enzimas hasta que veas aparecer la raíz primaria, paso siguiente las colocas en el medio.

Paso 5: Fase de crecimiento

Este es un punto crucial, puesto que las hojas comienzan a recibir luz y comienza la fotosíntesis.

En interior: La luces deben estar programadas para 18 horas de luz continúa y 6 de oscuridad. Tus plantas serán las más felices en un sustrato de suelo orgánico  y también si las alimentadas con abono, especialmente diseñado para esta fase.

En exterior: La marihuana crece rápido en primavera, debido a que las horas de luz por lo general aumentan. Un espacio ilimitado y los buenos genes garantizan un crecimiento de 3 o 4 metros durante la fase vegetativa.

Paso 6: Floración

La floración es casi el último paso, significa que la planta de marihuana está casi listo. Llegará a florecer en los próximos meses, claro, dependiendo de la variedad escogida y las flores comenzarán a adoptar estructuras características.

La etapa de floración de cannabis dependerá, en gran medida, de la variedad de las semillas que hayas escogido.

Paso 7: Cosecha

Cuando los tricomas están cubiertos, los pistilos enroscados y cambian de color, dependiendo de la variedad, puede tornarse naranja oscura, moradas, marrones o rojizas… Es un gran indicativo de que están listas tus plantas.

Ver también: Cuando cosechar marihuana

¡Con esto terminamos por hoy! Esperamos que te haya gustado… Recuerda que puedes compartirlo con tan solo un clic.