Semillas de marihuana autoflorecientes

¡Hola amigo cannabico! ¡Gracias a ti nuestra comunidad crece más y más!

La marihuana es nuestro tema favorito y en esta oportunidad hablaremos de las semillas autoflorecientes.

Explicaremos qué son y, además, te daremos algunos tips para cultivarlas.

¿Estás ansioso por lo que viene? ¡Entonces no dejes de leer lo que viene a continuación!

¿Qué son las semillas de marihuana autoflorecientes?

Es momento de conocer qué son las semillas de marihuana autoflorecientes. Estas semillas también son conocidas como “automáticas”, son aquellas que florecen en un lapso no mayor a cuatro semanas.

Para que florezca, en especial la variedad Sativa e Indica feminizadas, necesitan un tiempo de exposición -en interior- mayor a 10 horas de luz.

¿Cómo nacen las semillas de marihuana autoflorecientes?

Son la unión de las plantas Sativa e Índica cruzada con Rudelaris, como ya saben, este último, es un tipo de cannabis que crece en los sitios en donde la época de verano es muy corta.

Esta unión es posible gracias a los avances modernos, puesto que ha permitido combinar el aroma y fuerza de la marihuana índica con sativa y rudelaris. Esta excelente mezcla hace que de las semillas autoflorecientes nazcan plantas con gran vigor y potencia.

¿Por qué cultivar semillas autoflorencientes?

Estas semillas son una revolución entre los cannabicos, en primer lugar porque crecen muy rápido.

Por otro lado, proporcionan una cosecha fácil y gratificante, obtendrás marihuana de gran calidad, ¿lo mejor de todo? No tendrás que asustarte por el cambio en el ciclo de la luz, ni mucho menos retirar las plantas masculinas.

¿Estás pensando en una cosecha de exterior? La buena noticia es que estas variedades se pueden producir más de dos cosechas durante el verano.

Ventajas de cultivar semillas autoflorecientes:

    • Para aquellos cultivadores que prefieren el exterior, esta variedad te da la oportunidad de ejecutar cultivos rápidos y fáciles.
    • Gracias a su reducido tamaño –crecen un máximo de 1 metro de altura-, son excelentes para cultivos de exterior porque son discretas.
    • Si no cuentas con un espacio amplio, las semillas autofloreciente son ideales para sembrarse en pequeños espacios como en interiores o con poca altura.
    • Aunque las semillas autoflorecientes prefieren el clima templado, pero resisten con elegancia el frío.
  • Las semillas crecen en rápido y en un período corto, por lo cual la exposición a todo tipo de plagas es menor.

 

  • Si el tipo de clima lo permite, es decir, temperaturas por encima a los 10°C, podrás cultivarla todo el año en exterior.

Consejos para plantar semillas autoflorecientes

  • Su tiempo de crecimiento es rápido, por lo tanto, es importante tener sustratos de abonos, en especial, durante la etapa de crecimiento y floración. Asimismo, es importante usar enraizantes, micorrizas y trichodermas en el lapso de crecimiento.
  • No necesitarás tutores, porque no crecen tantos como las semillas fotodependientes.
  • Debido al tiempo corto de cultivo, tienes el deber de abonar con suma cautela. ¿Por qué? Simple, podrás sobre fertilizar las plantas y llegaría el tiempo de cosecha con un exceso de nutrientes.
  • Algunas veces si las raíces notan algún obstáculo… Es lamentable, pero dejarán de crecer y si sucede la planta detendrá el proceso de crecimiento de la planta. Es recomendable proporcionar algún sustrato o tierra aireada, algunos cultivadores optan por sustrato de  coco para que las raíces crezcan sin problema.

Recomendaciones para cultivar semillas autoflorecientes:

Germinación

Todo cultivo debe pasar por el proceso de germinación. En este caso nuestro consejo es que dejes germinar la semilla y luego procedas a sembrarla.

Un sustrato para semillas autoflorecientes

El segundo paso es elegir un sustrato ideal para las semillas autoflorecientes. Es importante proporcionar un sustrato aireado y de calidad.

Plantar

Después de que las semillas hayan germinado y también hayas escogido el sustrato, es momento de proceder a plantar. En esta etapa te recomendamos que plantes cada semilla en una maceta definitiva.

Como estas plantas no crecen mucho, debes evitar el estrés  para que no dejen de crecer, en este período podrías usar algún estimulante de raíces.

Crecimiento

El lapso de crecimiento es de 2 a 4 semanas, dependiendo de su genética, deberás estar pendiente de la temperatura y al igual que las plantas fotodependientes las plantas crecen mejor en pequeños ciclos de humedad y sequía.

Floración

Después de las 2 o 4 semanas de crecimiento, es momento de que empiece la floración. Comenzarás a notarlo por los pistilos en las flores.

Te aconsejamos que uses abono especial de floración, podrías optar por los biológicos o mineral.

Maduración

Tal cual como sucede con las plantas de marihuana fotodependientes, debes efectuar un lavado de raíces -10 días antes de la cosecha- para que la planta elimine las sales en el sustrato y metabolice los nutrientes que contiene.

Cosecha

¡Este es el último paso! Las plantas de marihuana autoflorecientes tienen menor contenido de cannabinoides, no obstante, no significa que no tendrás oportunidad de disfrutar de los potentes efectos.

Si deseas que tengan el máximo efecto, pues debes cosechar al punto óptimo tal cual lo hemos explicado –brevemente- en cada paso.

Tips para tomar en cuenta sobre las semillas autoflorecientes

  • Puedes contar con espacio pequeño, porque puedes tener la certeza que no crecerán demasiado.
  • Buena condición: Procura que las plantas tengan una buena condición durante su crecimiento.
  • Puedes plantar las semillas autofloreciente al inicio de la primavera o al principio del verano, incluso a mitad.

¡Terminamos por hoy! ¡Comparte nuestro post e invita a más amigos a leernos!